– Biografía

biografia-750

Hector Lorenzo Lucci

biografia-titulo-elguardian750x50

textosuperiorbiografia

El afinador De Barbieri tenía un estudio de grabación particular donde Hector efectuaba grabaciones a pedido. Hacia 1942, apasionado por la tecnología fonográfica, Héctor construyó su primera máquina para grabar acetatos y muchas veces utilizaba el estudio de De Barbieri. Aprendió a grabar discos como autodidacto.- HectorLucci-ninoEn un estudio particular donde grababan los discos Columbia vió una grabadora cortando acetatos y allí se dió cuenta cómo funcionaba.
Instaló en la Rural, en la “Exposición de la Industria de 1943”, un aparatito para grabar al estilo Fono Postal. También grababa a pedido de los intérpretes de la radio y registraba discursos peronistas, saludos familiares, ritos en las iglesias, eventos, casamientos y lo hacía profesionalmente.
En el estudio de Napoleón De Barbieri grabó a muchos cantantes y músicos de tango. Conoció a Enrique Ruiz Daudet, coleccionista de Gardel. En la casa de Daudet, todos los artistas del tango se reunían a conversar, tomar mate y escuchar los discos de prueba de Gardel. En 1947, por intermedio de De Barbieri, conoció a Enrique Delfino.
Luego se vinculó con directivos de Odeón, Columbia y Víctor, y prestó sus servicios en el asesoramiento para trabajos de micro-mecánica, hasta la finalización del microsurco (1986, fecha en que aparecen los primeros CD). La EMI le regaló la Cabeza Grabadora y la Columbia la grabadora completa. Él era un fanático. Les hacía a las grabadoras trabajos de extrema precisión.
Su colección comprende aprox. 60.000 mil discos, más de 300 cilindros de cera y unas 60 unidades de máquinas parlantes, las cuales funcionan todas a la perfección.-
Lucci, nunca se había dado a conocer como coleccionista hasta que conoció a Mario Keegan, hombre muy culto que conducía un programa que estaba en la vieja Radio Nacional en la calle Ayacucho, alrededor de 1974, a razón de  una grabación que iba a difundir de Celedonio Flores recitando. Antes, cedía discos al decano de los locutores Mario Bogliano, que las pasaba por su cuenta, pero él todavía no comentaba ante el micrófono. Luego, Bogliano lo conectó con Keegan, a quien llamó por teléfono. Keegan lo invitó a la audición para hacer los comentarios sobre Esteban Flores, y un día antes lo anunció por radio. Un amigo le había dicho que Keegan anunciaba que se pasaría la versión de Celedonio,  que era “Durazno a cuarenta el ciento”. Él, sin conocerlo, creyó que Lucci tenía esa grabación y así fue que comenzó a comentar discos por la radio.
Después fue invitado de muchas emisoras y siempre difundió versiones muy raras para coleccionistas.

HectorLucci-biog1Trabajó once años junto a Néstor Pinsón en Radio Municipal y  Nacional, difundió infinidad de  temas.  Estuvovarios años con Lionel Godoy en Folklorísima en la 2 x 4, en Radio Belgrano y en Radio Nacional, en La Noche con Amigos con Godoy y Mosquera Montaña. También escribió muchos artículos especializados para la Revista Club de Tango de Oscar Himschoot.Fue tesorero de La Academia Nacional del Tango. Colaboró para el instituto Nacional  de Musicología Carlos Vega. Brindó charlas en varias universidades, colegios, H. de Clínicas. Conoció a Lafuente y a Bruno Cespi y se hicieron grandes amigos.
En 1985, la CBS de Estados Unidos quiso reeditar las viejas placas de Gardel de la Columbia, algunas grabaciones en mal estado, tomadas de algunas matrices poco cuidadas y de algunos discos de coleccionistas centroamericanos, pero no sonaba bien. Un técnico de la CBS de Argentina, le hizo escuchar a Lucci la prueba que le enviaron y le dijo que no estaba demasiado bien. Que entre algunos amigos como Bruno Cespi, Angelito  Olivieri y él, íban a aportar los discos, ver cuales de todos los ejemplares estaban en mejor estado, y así seleccionó los mejores siete discos y grabaron catorce temas. Cuando los mandó a los Estados Unidos, les respondieron que todas las placas estaban aprobadas para editarse.
Grabó otro disco con una orquesta que había armado Gabriel Clausi.
En el 2001 recibe el Premio TRIMARG de la UNESCO.-
Conoció a Alfredo Murúapor intermedio de Bruno Cespi. Logró rescatar las películas que ahora están en el Instituto del Cine, y los discos de propaganda de Carlos Dante, Fernando Torres, Mercedes Simone, y Libertad Lamarque cantando la publicidad de productos “Sarita y otros”. Aunque esto sí  lo difundió por radio, no lo reeditó. Sí reeditó versiones de viejos discos Atlanta y Electra, marcas de la familia Améndola.
HectorLucci-biogNo conoció a Améndola, conoció a su hijo Atilio, quien le obsequió dos valijas muy grandes con toda documentación sobre las grabadoras de su padre, y todas las gestiones que Améndola hizo en la Dacapo de Alemania, cuando adquirió las máquinas para grabar. Se vino con un técnico alemán. Tiene completas las discografías de sus sellos. Alfredo Améndola también era músico, compuso un tango “Noche de perros” que se tocó en el barco donde viajó Améndola cuando regresó de Alemania. También le tocaron una marcha de su autoría.
Murúa le había regalado un disco, que fue la primera toma eléctrica que se hizo en el país, de 1925. Era un solo de piano de un pianista poco conocido. También había grabaciones de clarinetes y hasta de latas de kerosene haciendo bochinche.
Lucci no bailaba, porque andaba trabajando en  la grabación de radio, en la reparación de aparatos fonográficos, en los temas técnicos de las grabadoras, además de su fábrica de fresado de engranajes. Hacía servicios de máquinas parlantes en su moto desde el Tigre hasta Temperley. En todos lados había victrolas, e iba a los bares de la localidad de San Martín, al Liceo Militar. En uno de esos cafés, vió a Antonio Tormo y a Alberto Castillo.
Otras de su pasiones fue el cine amateur. Fue productor discográfico, investigador, editor de dos libros: “El Tango en la Sociedad Porteña (1880-1920)”y “Carlos Gardel y los autores de sus canciones”. También editó varios cd, uno de ellos “Los primeros Cantantes del Teatro Colón” desde 1904 al 1934. Dos volúmenes de cassettes de “Los Payadores”,primeras grabaciones desde el nacimiento del fonógrafo y gramófono.
Su casa fue un “Templo de la Música”. Grabó y filmó a muchos astros como Héctor Marcó. A él lo filmó cantando un tango que le dedicó: “De plata y barro”.También pasó por su casa Sebastián Piana, quien quedó asombrado ante los fonógrafos y los discos. También fue a lo de Lucci Atahualpa Yupanqui, a estudiar y escuchar discos de los guitarristas, Julio Ortemin, Mario Pardo, Mario Cuenca.13521220_10207884325120493_354107270_n
Atahualpa le regaló dos libros de su autoría dedicados. Le llamaron la atención las grabaciones de guitarra en cilindro de 1908, cosas que jamás había escuchado.
También llegarona su casa otras figuras, como ErnestoFamá a quién también filmó. El Chula Gabriel Clausi, Héctor Marcó, Roberto Maida y Julio De Caro.Este último tuvo grandes músicos y un estilo muy refinado. Sin ser el mejor, fue un genio, decía Lucci.
Iba seguido a hablar de tango y a escuchar discos,el poeta Francisco García Jiménez, persona muy noble. Hablaba siempre de Canaro. Lamentablemente no lo grabó ni lo filmó. Comía las empanadas de bacalao que Lucci le preparaba. El escritor y poeta José Gobello, fundador y presidente de la Academia Porteña del Lunfardo. León Benarós, poeta, folklorista.
Jorge Götting, Horacio Salas, Adolfo Sierra, Osvaldo Martín.
También solía ir a su casa el concertista de piano Rodolfo Rubens Mussolino, el pianista Armando Lacava, los cantantes Rufino, Osvaldo Ribó, su hermano cantor y guitarrista Octavio Osuna, Mario Clavell, Beba Pugliese, Nelly Omar,César Consi, el bandoneonista Alfredo De Franco, la concertista de  guitarra argentinaAnalia Rego, Aníbal Arias, Hugo Rivas, Roberto Grela. Al igual que Ben Molar, Héctor Ernié, Horacio Ferrer, Ricardo GarciaBlaya, Mario Keegan.
Fue muy amigo de las cantantes Yola Yoliy de Gina Maria Hidalgo, a ninguna de las dos pudo grabar cuando lo visitaron.  También solía ir Miguel Unamuno, político y director del Archivo de la Nación. Horacio Sanguinetti, que fue Rector del Colegio Nacional de Buenos Aires y Director del Teatro Colón. El Dr Florentino Sanguinetti, ex director del Hospital de Clínicas, profesor y cirujano.
Héctor disfrutaba los discos todos los días, y si había algo que le interesaba, lo compraba. Ha llegado a comprar lotes de cientos de discos por solo algunos de su interés.
frase
Recibía consultas, visitas del extranjero y siempre dispuesto a enseñar y a ayudar.Fue invitado a varios destinos, pero nunca le agradó viajar. Lo filmaron para la televisión colombiana unos coleccionistas fanáticos de Gardel. Le regalaron una foto rara de un metro y medio de altura.
Lucci decía…“aconsejaría a un coleccionista que recién se inicia queno desprecien nada”.  No hay que cerrarse. Todo sirve: payadores, cómicos, monologuistas, discursos políticos, escritores, artistas, deportistas, recitadores, obviamente tangos. Todos son documentos. Una vez compró un disco zonofono verde de 1907, de un relato de un simulacro sobre un partido de fútbol en inglés. Muchas de las palabras inglesas como off-side y goal, se popularizaron prontamente entre nosotros. El relator tenía un parecido notorio con José María Muñoz, cosa curiosa.
El coleccionista o el investigador no debe hablar sin fundamento. Siempre debe explicar el porqué de lo que afirma. Por ejemplo: se dice generalmente que a Vicente Greco le llamaban “Garrote”, porque un día se cayó del palco de un café donde estaba tocando y usaba un bastón. Lo que no se sabe, es que antes de esa historia del palco, Greco había sido atropellado por un tranvía y desde esa época usaba el garrote. Eso está documentado en mi archivo, pero la gente ignora muchas cosas porque se queda con lo primero que se dice. El coleccionista debe corregir estas cosas y documentar la historia de cada disco o de cada intérprete.
Todo disco es importante. Es parte de la historia y siempre encuentra un lugar donde ubicarse. Cuando escuchás que la gente habla de un tema, siempre te acordás de un disco y eso lo podemos apreciar gracias a los coleccionistas.
Héctor Lorenzo Lucci fue un inconmensurable personaje de lo más distinguido de la historia de la música.Guardián de los viejos sonidos. Un apasionado melómano. Su mayor tesoro fue la colección de gramófonos, fonógrafos, vitrolas y discos de pasta de tango, folklore y lírica. Coleccionista de alma, amante de su barrio, sus calles, sus reuniones de asados y paellas, la buena mesa, el champagne, que siempre compartía con sus  amigos y empleados. Quien lo conoció, sabe que fue una especie de Thomas Alva Edison argentino, inventor de aparatos mecánicos, ingenioso, autodidacta, especialista consultado por personas del país y del exterior.Trabajó hasta el último día de su vida en su taller metalúrgico. Fue ahí, un viernes 06 de Marzo del 2015, donde lo encuentran sin vida,  una de sus hijas y su nieta menor,  abrazado a la máquina.-

Hector Lorenzo, El guardián de los Viejos sonidos

¡Gracias Ricardo Fabian Ulloa  por la edición de este video!

Gracias!
Isabel Reneé Weber
Manuel Blanco
Catalina Lucci
Marcelo Lucci
Luis Baugen-Bellin
Rossana Marquez Fernandez
Guillermo César Elías
Analía Rego
Pablo Taboada
Ricardo Fabian Ulloa
Rudi Sazunic
Alberto Chakarian